Puedes contactar con nosotros en el teléfono 91 776 99 77

Extintores

Todos los días vemos extintores en todos los edificios que frecuentamos, en oficinas, en negocios, incluso en nuestro hogar, pero… 

¿Sabemos cómo utilizar un extintor?. 

A pesar de que su funcionamiento es muy sencillo, no todo el mundo está preparado para emplear un extintor en caso de incendio. Por ello, queremos mostrarte cómo se debe utilizar un extintor.

¿Qué es y para qué sirve un extintor?

Es un equipo diseñado para apagar el fuego, contiene en su interior un agente extintor que, proyectado por medio de una presión interna, puede ser dirigida al foco de fuego y apagarlo.

¿Qué contienen los extintores?

Hay extintores de muy diversos tipos, ya que existen diferentes variantes de fuego. Todos los extintores cuentan con una etiqueta en la que se especifica qué tipo de sustancia extintora emplean y qué tipo de fuego apaga.

Clase de fuegos
Tipos de incendios
Agente extintor
 ASólidos con brasa. Ropa, madera, hule, papel, plásticos,Agua o espuma.
 BLíquidos inflamables y sólidos licuados. Gasolina, grasa y aceite.Químico seco o dióxido de carbono.
 CGases inflamables. Energía eléctrica.Químico en polvo seco o dióxido de carbono.
 DMetales inflamables y productos químicos.Químico en polvo seco.
 KIncendios en la cocina.Químico húmedo o seco.
 ABCIncendios de clase A, B y C.Químico.

¿Cuando utilizar un extintor?

Los extintores son adecuados para apagar fuegos de tamaño limitado y en estado muy inicial. Si el incendio está propagado o las llamas son altas, son otros los medios que hay que emplear. Aún y todo, cuando vayas a apagar un incendio con un extintor, pide a alguien que llame a los bomberos como refuerzo y/o para verificar que el incendio está extinguido.

¿Dónde suelen estar ubicados los extintores?

Los extintores deben estar localizados en zonas de paso visibles, próximas a zonas de riesgo, protegidos de las inclemencias del tiempo y con facilidad de acceso. Asimismo, es obligatorio que estén señalizados para facilitar ser encontrados.

¿Cómo se utiliza correctamente un extintor?

En primer lugar, con mucha precaución. No hay que olvidar que un extintor es un aparato a presión que puede provocar quemaduras o intoxicaciones. Por ello, es aconsejable manejarlo con extremo cuidado y comprobar en su etiqueta que es adecuado para apagar el tipo de fuego que se ha producido.

Una vez comprobado que el extintor es el correcto, debemos seguir los siguientes pasos:

  1. Descolgar el extintor y colocarlo en el suelo de forma vertical.
  2. Debes colocarte de espaldas a la salida más cercana para tener una vía de escape en el caso de que no sea posible apagar el fuego y con el aire a favor (sintiendo que te golpea en la espalda).
  3. Coger la boquilla de la manguera del extintor y comprobar que la válvula de seguridad está bien colocada. Sujetar con fuerza la manguera y tirar de la anilla, retirando de este modo el pasador de seguridad.
  4. Comprobar que el extintor está en posición vertical, presionar la palanca del extintor y apuntar con la manguera hacia la base del fuego y no hacia las llamas.
  5. A unos dos metros del fuego, proyectar la sustancia extintora hacia el foco del incendio realizando un barrido continuo, aproximándose al fuego conforme se van extinguiendo las llamas.
  6. Vaciar por completo el extintor y comprobar que el fuego está totalmente apagado.
  7. Abandonar el lugar con rapidez si no es posible extinguir el fuego o si la habitación está llena de humo.
  8. Asegurarte de informar a la empresa mantenedora del uso del extintor, con el fin de que pueda reponerlo lo antes posible.

Visualiza este vídeo realizado por CEPREVEN, una asociación sin ánimo de lucro cuyo objetivo es fomentar la prevención y protección de riesgos.

FAQ

Preguntas Frecuentes

Él extintor es un equipo que sirve para atacar un incendio en su inicio y evitar que el fuego se propague. Los extintores de polvos portátiles; sirven para atacar fuegos de tipo Clase A (combustibles sólidos), Clase B (combustibles líquidos y gaseosos) o Clase C (equipos eléctricos energizados).  El extintor de  polvo químico seco, es el mas utilizado por su alta eficacia y su bajo precio, ademas al ser portátil podemos acudir rápidamente al foco del incendio y actuar sobre él, debe estar siempre operativo al 100%.

Los extintores de dióxido de carbono (CO2). El CO2 es un gas que no es combustible y que no reacciona químicamente con otras sustancias por lo que puede ser utilizado para apagar una gran cantidad de tipos de fuego.Los  Extintores de CO2 (también conocidos como Nieve Carbónica o Anhidrido Carbónico), son ideales para combatir fuegos de origen eléctrico.

Elegir él extintor adecuado es una tarea sencilla sí tenemos claro los tipos de fuego que existen  y que peligros tenemos en nuestra casa o negocio. 

Hay tantos tipos de extintores como tipos de fuego y cada extintor cuenta con una etiqueta que señala qué fuego apaga específicamente. esta etiqueta debe estar siempre visible y legible, para evitar errores a la hora de utilizarlos.

Las clases de fuego se dividen en:

Clase Tipo A: Son fuegos con combustibles sólidos como madera, cartón, plástico, etc.
Clase Tipo B: Son fuegos donde el combustible es líquido, por ejemplo, aceite, gasolina o pintura.
Clase Tipo C: Son fuegos donde el combustible son gases como el butano, propano o gas ciudad.
Clase Tipo D: Son fuegos donde el combustible es un metal que arde, como puede ser el magnesio, sodio o aluminio en polvo.
Clase Tipo K: Son fuegos que se producen sobre aceites y grasas.
En la etiqueta del extintor podemos comprobar qué tipo de extintor es de acuerdo al tipo de fuego que puede sofocar.

La gran mayoría de los extintores son capaces de apagar fuegos sólidos, líquidos y gaseosos, de modo que en sus etiquetas aparecen conjuntamente las letras A, B y C

Existe una amplia variedad de agentes extintores, cada uno de ellos especialmente relacionado con el tipo de fuego que se pueda originar donde esté situado el extintor que lo contiene. La clasificación de los extintores por el agente extintor que contienen, son las siguientes:

Agua:  Son adecuados para fuegos sólidos (tipo A) y en espacios donde no hay electricidad. El agua es eficaz para apagar un incendio en madera,  gracias a su gran poder de enfriamiento, pero no lo es para sofocar fuegos provocados por  combustibles derivados del petroleo o aceites, ya que la densidad de estos líquidos es superior al agua y siempre quedaría por encima del agua impidiéndole extinguir el incendio. Nunca deben utilizarse para fuegos tipo C (con gases), ya que el agua conduce la electricidad.

Agua pulverizada: son apropiados para apagar fuegos sólidos y líquidos (tipo A y B), siempre y cuando no haya electricidad, ya que el contacto del agua con la corriente eléctrica podría provocar una electrocución. Ideales para jardines y exteriores, cuentan con una boquilla especial que arroja el agua en forma de niebla. Vaporizar el agua conlleva una mayor efectividad tanto en la absorción del calor, como en la sofocación del fuego.

Espuma: Son ideales para fuegos de tipo A y B, sin presencia de electricidad. La espuma genera una capa que desplaza el aire, enfría los materiales y evita que el vapor se escape y avive el fuego.

Polvo: Es él extintor que se utiliza con mas frecuancia y el que solemos encontrar en la mayoría de casas, edificios y oficinas. Sirve para atacar fuegos de tipo A, B y C y es compatible con la presencia de electricidad ya que, al ser polvo, el riesgo eléctrico desaparece. Actúan químicamente por sofocación, ya que generan una sustancia pegajosa que forma una barrera entre la superficie de los materiales y el oxígeno.

Ademas su bajo precio, su facilidad a la hora de realizar las labores de mantenimiento y su alta eficacia, hace que sea el agente extintor mas utilizado.

CO2: El dióxido de carbono es un gas que no conduce la electricidad y que es capaz de apagar fuegos de tipo A, B y C. Se le conoce como Nieve Carbónica o Anhidrido Carbónico, y al salir a presión del extintor, provoca un descenso drástico de la temperatura cercano a los -80º grados centígrados.

Generalmente, se emplean en aquellos lugares en el que el uso de un extintor de agua o espuma podría producir grandes daños, como puede ser una sala de una fábrica con máquinas de gran valor.

Compuestos reemplazantes de los halógenos: Al igual que los extintores de polvo, interrumpen químicamente la reacción en cadena. No dejan residuos y, además, no conducen la electricidad. Son adecuados para fuegos de clase A, B y C.

Polvo especial para la clase tipo D: Apagar el fuego provocado por un metal es quizá el reto más difícil, ya que no existe un extintor universal para metales y es preciso contar con el compuesto de polvo específico según cada metal. Actúan por sofocación y, algunos de ellos, también por absorción del calor.

Acetato de potasio: Estos extintores para fuegos de la clase K descargan una fina niebla sobre el fuego producido en aceites y grasas de freidoras industriales o cocinas. Crean una especie de espuma que enfría el aceite o grasa y la separan del aire.

Extintores Portátiles, que pesan menos de 20 kilogramos.

Extintores móviles, que pesan mas de 20 kilogramos y cuentan con ruedas para transportarlos.

Contar con un extintor en nuestra casa o lugar de trabajo es imprescindible, ya que puede ser el elemento que marque la diferencia entre un susto y una desgracia. Los extintores son fáciles de utilizar y su eficacia a la hora de apagar un incendio es muy alta.

Si tienes dudas a la hora de elegir el tipo de extintor que te conviene, pregúntanos sin compromiso y estaremos encantados de ayudarte a resolverlas.

Los pulsadores y extintores deberán quedar colocados entre 0,80 y 1,20 metros de altura; Si bien, según ha venido explicando el Ministerio de industria, esta medida solo afectará a nuevas instalaciones.