Puedes contactar con nosotros en el teléfono 91 776 99 77

Abastecimiento de Agua

Grupo de Presión

Aljibe

Hidrantes

Rociadores

Abastecimiento de Agua

GRUPOS DE PRESIÓN

Los grupos de presión contra incendios, son parte fundamental de los sistemas de protección contra incendios, su cometido es asegurar que el caudal y presión de agua es el necesario para que las instalaciones conectadas a él, como Bocas de Incendios, Sistemas fijos de Extinción, rociadores, cortinas de agua, hidrantes, funcionen el tiempo de autonomía requerido
Un Sistema de bombeo está formado por los siguientes elementos:
Grupo de Bombeo auxiliar, que se conoce como bomba Jockey es la encargada de mantener la presión en la red de agua por encima de los 3,5Bar de presión.
Grupo de Bombeo Principal, compuesto por bombas que pueden ser eléctricas o diesel. Estas serán las que den la presión y caudal que el sistema necesita para extinguir un incendios
Material diverso como depósito hidroneumático, valvulería, presostatos, etc…
Es importante para mantener el buen estado de uso de las instalaciones, realizar los mantenimientos que la Normativa establece.

ALJIBES / DEPOSITO DE AGUA

La norma UNE 23500:2012 de abastecimiento de agua contra incendios establece los requisitos que deben cumplir los sistemas específicos de extinción de incendios, como los sistemas fijos de agua pulverizada, extinción de incendios por espuma, sistemas automáticos de rociadores (sprinklers), sistemas de hidrantes y mangueras. Un abastecimeinto puede alimentar más de un sistema especifico de protección contra incendios, siempre y cuando sea capaz de asegurar simultaneamente los caudales y el tiempo de autonomia requerido en los cálculos.

La norma de abastecimiento UNE 23500:2012 establece que hay 3 tipos de depósitos (Tipos A, B y C también conocidos como Fuentes C.1, C.2 y C.3) y sus características:

Los depósitos Tipo A:  Deben tener una capacidad efectiva del 100% del volumen calculado para los sistemas de PCI y debe disponerse de una reposición automática capaz de llenar el depósito en 36 h. Se entiende por reposición automática el llenado automático desde la acometida de la compañía de agua o red de uso público. Si no es posible la reposición automática, se debe aumentar le capacidad del depósito un 30%. Así pues, lo habitual es disponer de acometida pero podría no considerarse obligatorio.

Los depósitos Tipo B: Deben tener una capacidad efectiva del 100% del volumen calculado para los sistemas de PCI y la fuente de agua debe ser capaz de llenar el depósito en 36 h, pero no se especifica qué fuente de agua ni menciona que sea una reposición automática, por lo que entendemos que si no fuera posible mediante ésta y no hubiera otra alternativa podría realizarse mediante la contratación de cubas de agua u otros medios, siempre y cuando se pueda garantizar el requisito de las 36 h. Así pues, lo habitual es disponer de acometida pero podría no considerarse obligatorio.

 

Los depósitos tipo C: (o capacidad reducida) pueden tener una capacidad efectiva inferior al 100% del volumen calculado para los sistemas de PCI. El volumen de agua necesario es la suma del volumen efectivo del depósito + la reposición automática. Así pues, es totalmente indispensable disponer de acometida porque de no ser así no dispondríamos del volumen necesario.

HIDRANTES

Cuando un incendio alcanza unas dimensiones importantes, hemos de contar con la actuación de los bomberos. Pero el agua de las cisternas de éstos se acaba en minutos. ¿Qué ocurre entonces?. Los hidrantes están especialmente indicados para estas situaciones, pues suministran gran cantidad de agua en poco tiempo, además de permitir la conexión de mangueras y equipos de lucha contra incendios.
Debido a su naturaleza, se situan en las proximidades de los edificios y forman parte de una red de abastecimiento de agua contra incendios del establecimiento a proteger. Deben estar debidamente señalizados, indicando el diámetro nominal, el número de norma y el nombre del fabricante.
Los hidrantes de incendios pueden ser de varios tipos: Hidrantes de columna seca, Hidrantes de Columna húmeda e Hidrantes de arqueta.

Hidrantes de columna seca: Este tipo de hidrante dispone de una parte del mecanismo en la superficie y el resto enterrado bajo el suelo. Se vacian automáticamente una vez usados, por lo que al no disponer de agua en la parte que queda en la superficie hace muy dificil la rotura por heladas
Hidrantes de columna húmeda: Se emplean en zonas en las que no hay riesgo de heladas ni de impacto por vehículos. Disponen de una protección para evitar su rotura por la parte de las bridas. Ofrecen la ventaja, que disponen de todo el mecanismo en la superficie, por lo que en caso de requerir reparación, no es necesario picar en el suelo para descubrir el mecanismo del hidrante.
Hidrantes de arqueta: Quedan totalmente enterrados, de forma que no dan lugar a problemas de espacio ni riesgo de rotura por impacto. Al estar enterrados se evita también la rotura por heladas. Sin embargo, ofrece menores prestaciones que los dos tipos anteriores, por lo que debe ser un técnico especialista el que, teniendo en cuenta las condiciones valore, la instalación de uno de ellos.

A la hora de diseñar las instalaciones de protección contra incendios es vital conocer la normativa a aplicar; siendo la instalación de hidrantes una de las que hemos de analizar  el caudal y duración de tiempo que se ha de diseñar para su funcionamiento, sea simultáneamente o no con otro tipo de instalaciones como los sistemas de rociadores automáticos. Cuando diseñamos sistemas de protección contra incendios en los que existan sistemas de rociadores e hidrantes deberemos suponer el funcionamiento simultaneo de ambos, teniendo en cuenta unos caudales y reserva específicos. En España la normativa de referencia para este tipo de diseños es el Reglamento de Seguridad Contra Incendios en Establecimientos Industriales (RSCIEI) , según sea el tipo de edificio a proteger y el nivel de riesgo deberemos seleccionar un caudal y un tiempo de autonomía.

 

Rociadores

Los rociadores, conocidos como sprinklers, son uno de los sistemas más antiguos destinados a la protección contra incendios en todo tipo de edificios. Los rociadores sirven para detectar conatos de incendios y apagarlos con agua o controlarlos. Protegen prácticamente la totalidad de los inmuebles, menos cuando el agua no es lo más recomendable como sistema de extinción, lo cual sucede en muy pocas ocasiones, en estos casos deben aplicarse otros métodos de extinción.
Su funcionamiento es muy sencillo, se trata de una red hidráulica presurizada con agua y boquillas de descarga que alojan un ampolla especial sensible a la temperatura, cuando esta es superada se rompe y libera el agua contenida en la red, el orificio de salida dispone de un difusor que reparte el agua en la zona que protege.
Este disparo puede realizarse tanto por un elemento termosensible (formado a su vez por un fusible de disparo y un bulbo termosensible) como por un detector contra incendios.